1 agosto, 2021

Tú pones el vaso: ¿En qué consiste el ron sin alcohol?

Existen muchas razones por las que alguien puede decidir no tomar bebidas alcohólicas. La búsqueda de una vida más saludable, la promoción de regímenes alimenticios bajos en calorías y el hecho de que el alcohol puede reaccionar negativamente con algunos tratamientos médicos son algunos motivos por los que muchas personas deciden abstenerse de consumir bebidas alcohólicas. Sin embargo, cumplir con estos propósitos no implica hacer sacrificios del placer, ya que existen bebidas no alcohólicas que conservan todas las características gourmet de las que sí lo son. Un ejemplo de ello es el ron sin alcohol que ofrece la empresa Tú pones el vaso.

Beneficios de las bebidas no alcohólicas

Las bebidas no alcohólicas son una buena opción para las personas que deben cumplir con el compromiso de mantenerse absolutamente sobrias en una reunión de amigos, familia o trabajo o que han sido designadas como el conductor responsable.

Desde su aparición en 2007, las bebidas no alcohólicas, como el ron sin alcohol, los vinos o cervezas, entre otras, pueden encontrarse en el mercado. Hay una gran variedad de los famosos mocktails (cócteles sin alcohol) que ofrecen a los consumidores las mismas sensaciones placenteras que producen las bebidas que sí contienen alcohol.

Los bartenders saben preparar el mocktail favorito de cada quien, teniendo en cuenta los ingredientes, la estructura y características de la copa en cuestión, con la única variación de que se quita el elemento alcohólico.

La destilación es la técnica utilizada para la obtención de bebidas sin alcohol, como el ron sin alcohol. El proceso logra eliminar completamente el alcohol de una bebida que, anteriormente, lo contenía en un alto porcentaje de su composición.

En primer lugar, es necesario comprender qué es la destilación. Un destilado es, por ejemplo, el mezcal o el tequila, así como el ron, cuyo ingrediente principal es la caña de azúcar. Contienen alcohol y previamente se dejaron fermentar las cañas para descomponer los azúcares. Posteriormente, ese líquido se pone en contacto con el calor, separando el alcohol del agua, aprovechando las diferencias de temperatura de evaporación de ambos componentes. Cuando se condensan los líquidos, se obtiene la bebida destilada con menos porcentaje de agua y más alcohol.

En los destilados sin alcohol se dejan macerar un tiempo determinado los componentes en agua, se coloca en el alambique y solo se extraen las propiedades concentradas del líquido. Este proceso es similar a la extracción de aceites esenciales. La diferencia radica en la extracción de estos aceites, que pasan a la destilación directamente sin macerar. Sigue siendo una práctica muy novedosa y, por ello, poco común, pero su comercialización se está haciendo cada vez más popular.  

Últimas noticias

Artículos relacionados